Páginas

miércoles, 18 de mayo de 2011

La motivación en el aula.

¿Qué es la motivación? La motivación es lo que induce a una persona a realizar algún tipo de acción. En el caso de la enseñanza nos referimos a la estimulación de la voluntad de aprender. No debemos entender la motivación como “una técnica” o un “método de enseñanza” sino como “un factor” que siempre está presente en todo proceso de aprendizaje. (Mora, C., 2007).

Tipos de motivación (Vaello, J., 2007):
  • Motivación Intrínseca: Se da en forma de interés directo por la materia, sin necesidad de recompensas externas. Es la más duradera y transferible y en la mayoría de ocasiones debe de ser inducida por el profesor en forma de presentación atractiva y seleccionando los contenidos más interesantes. Para la selección de contenidos, el profesor debe equiparar el aprendizaje a la realidad cotidiana del alumno, tener un banco de materiales a partir de diversas fuentes, ir variando el nivel de dificultad al igual que buscar la interdisciplinariedad entre contenidos.

Destacar que el esfuerzo y la persistencia son unas cualidades inherentes a este tipo de motivación.
  • Motivación extrínseca: El incentivador que provoca este tipo de motivación son las calificaciones que se usan como principal fuente de recompensa/castigo. Este reforzador puede ser eficaz en los siguientes casos:

  1. Valoración diaria del trabajo.
  2. Corrección sistemática de errores.
  3. Ayuda durante los proceso.
  4. Aplicar diversos criterios de evaluación; esfuerzo, hábitos de trabajo, participación, actitud favorable, etc.
  5. Adopción de compromisos por parte del alumno, sobretodo en relación a su conducta.

Destacar la importancia de aumentar el número de evaluaciones en caso de estudiantes problemáticos por su bajo rendimiento o por mal comportamiento.
  • Motivación de logro: Es el deseo de tener éxito y alcanzar un buen resultado para satisfacer una necesidad de auto-mejora que se convierte en un esfuerzo personal para conseguir un objetivo determinado.

Los elementos que influyen en esta motivación son:
  1. Nivel de aspiración: Es lo que cada uno cree que es capaz de alcanzar, según su historial de éxitos y fracasos anteriores.
  2. Nivel de esfuerzo: Expectativas de tener éxito y de obtener recompensas externas.
  3. Estrategias de aprendizaje: Recursos o técnicas a seguir para poder llegar al éxito.
  4. Valor y utilidad de las tareas: A más significativas, más utilidad y valor le dará el estudiante.


¿Cómo puede actuar el docente para propiciar el éxito académico en sus alumnos?
En primer lugar, el docente debe buscar actividades reforzantes en las que se puedan dar distintos niveles de dificultad que se adapten a las distintas capacidades del alumnado. Durante estas tareas, cabe recurrir a la retroalimentación mediante mensajes motivantes, de esta forma, fortaleceremos el autoconcepto del alumnado. Por último, se concluirán las tareas iniciadas con éxito, para reemprender una nueva tarea con el recuerdo positivo de la anterior.

¿Cómo reconocer el esfuerzo del alumnado?
  1. Se puede mostrar mediante:
  2. Reconocimiento verbal directo.
  3. Reconocimiento mediante calificaciones.
  4. Reconocimiento mediante mensajes a los padre.

¿Cómo fomentar la participación?

Primeramente el docente debe otorgar el tiempo suficiente a las tareas para que den lugar a la espontaneidad del alumnado, fomentando las intervenciones y debates en clase evitando monopolios en las mismas. Distribuir responsabilidades entre el alumnado y cuando las explicaciones sean muy densas, realizar preguntas para aligerar el contenido del discurso y así captar la atención de algunos alumnos en caso que sea necesario.
Paralelamente el docente combinará diferentes actividades, (individual, por parejas, exposición del profesor, trabajo en pequeño grupo, etc.) para evitar la monotonía y así adaptar las distintas formas de enseñanza dentro del aula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada